“La RIU fue una gran fortaleza para hacer realidad esta interconexión de contenidos”

“La RIU fue una gran fortaleza para hacer realidad esta interconexión de contenidos”

13 noviembre, 2015 Uncategorized 0

11825145_1631820877061003_3010139995641354688_nHablamos con Claudia Ducatenzelier, coordinadora de la Red de Transmisión Audiovisual de las Universidades Nacionales (RENAU), sobre este proyecto y el rol de la Red RIU.

¿Cómo comienza el proyecto?

En el año 2010 el sistema universitario en su conjunto, a través del  Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y de la red especifica de producción audiovisual comenzó a participar muy activamente en la construcción de un nuevo escenario comunicacional, que se planteaba por dos hechos trascendentales: la promulgación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la determinación de la norma digital de televisión que asumió nuestro país y que es un cambio mundial tecnológico importante.

A partir de estos dos aspectos, se tomó un compromiso muy  grande y se comenzó a trabajar en un proyecto muy innovador pensado para el conjunto del sistema universitario y que hoy, cinco años después, podemos decir que resultó muy exitoso.

¿Cómo se llevó adelante?

La ley habilitaba nuevas señales universitarias y los rectores del país asumieron la voluntad política-institucional de tener canales de televisión. Entonces fue necesario empezar a articular varios aspectos: la infraestructura, la tecnología, el personal, la autorización de emisión de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), la transmisión de las señales a través de las antenas de televisión digital de ARSAT. Un gran rompecabezas en el cual era indispensable pensar en la conectividad del sistema. Y la RIU, al ser una red de interconexión del sistema universitario que ya tenía existencia real, nos permitió resolver con enorme facilidad el tema de la circulación de todos los contenidos universitarios a lo largo y ancho del país.

¿Cómo se decidió integrar la RIU al proyecto?

Quizás como áreas de comunicación de las universidades vivimos separados de lo que son las áreas informáticas. En el momento de hablar de una televisión digital, donde se necesita una convergencia enorme, se planteó que había que lograr una unión entre ellos.

El sistema universitario contaba con la enorme ventaja de la Red RIU, que posibilitó diseñar una estrategia para utilizarla en lo audiovisual. Con una enorme receptividad por parte de ARIU y una enorme voluntad nuestra de sumar fortalezas, decidimos trabajar conjuntamente. La RIU fue una gran fortaleza para hacer realidad esta interconexión donde empiezan a circular contenidos audiovisuales.

¿Qué cantidad de contenidos audiovisuales deben realizar cada universidad?

La ley permite a las universidades emitir en red, es decir que cualquier contenido realizado en cualquiera de las 43 universidades que están sumadas a este proyecto, se considera como propio para todo el sistema. Poder tener este esquema de recepción y distribución de los contenidos a través de la RIU les permite a los canales recibir todos los días una cantidad de material por parte del resto que pueden incluir en sus programaciones. Esta idea, que hace unos años parecía de ciencia ficción, hoy rápidamente se pudo resolver porque había una Red RIU ya instalada y funcionando, con una capacidad operativa importante, y porque hubo una gran disposición tanto de ARIU como del CIN y de cada universidad de trabajar en conjunto.

¿Qué pasos tiene el proyecto?

En la primera etapa ARIU realizar un diagnóstico de la situación de conectividad de cada universidad y una propuesta técnica para vincular el CEPA (Centro de Producción de Contenidos Audiovisuales) con las áreas informáticas. Los contenidos audiovisuales deben trasladarse a la Plataforma Nacional Audiovisual Universitaria, un ámbito del CIN donde confluyen todas las producciones de todas las universidades del país para luego redistribuirse a aquellas que tengan canales al aire o canales web.

Las primeras 8 universidades ya fueron diagnosticadas y tienen sus propuestas técnicas, en general de muy bajo costo. Ahora se avanza en 10 universidades más. Este proyecto es una realidad porque hay una forma de trabajo y una disposición que nos encanta entre nosotros, la RIU y las universidades. La convergencia tecnológica nos obliga a trabajar conjuntamente y a compartir los saberes y las posibilidades técnicas.

¿Cuáles son los próximos pasos?

Los canales de TV hoy son 7 y en el corto plazo serán 15. Para fines de 2015, 18 universidades ya tendrán sus propuestas técnicas. Creemos que a partir de marzo habrá unos 10 o 15 CEPAS que circulen sus contenidos. Nosotros vamos a colaborar con las universidades para que no se demoren las implementaciones. Creemos que en 2016 van a circular los contenidos de Jujuy a Tierra del Fuego por la RIU y los canales van a estar emitiendo contenidos de todas las universidades del país, gracias a este proyecto que vincula a todas las universidades.

¿Qué destacaría del proyecto?

Viéndolo desde el lado de la comunicación, el universitario va a ser el único sector que logre realmente una interconexión absolutamente federal. Esto es posible porque hubo un compromiso de las universidades, porque estuvo el apoyo del Ministerio de Planificación, de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación (SPU) y porque hubo una predisposición de compromiso muy grande para que todo el rompecabezas se armara. Y en términos específicos de conectividad porque existía la RIU y nos sentamos a trabajar juntos, se planteó el proyecto y está en marcha perfectamente bien.

¿Habrá otros proyectos futuros en conjunto con la RIU?

Creemos que de este proyecto se derivarán varias necesidades futuras: temas de streaming, de poder emitir los contenidos en múltiples plataformas como celulares, tablets, notebooks, páginas webs y YouTube; de sumar contenidos web que complementen los contenidos televisivos.

Muchas universidades no van a tener canales al aire pero sí van a tener canales web, con emisión permanente, en directo de streaming y  eso irá abriendo requerimientos de convergencia de las posibilidades informáticas con las necesidades de emisión.

Ahora estamos con la mente en el proyecto actual, felices de lo que estamos haciendo y de contar con la RIU, de saber que hay una capacidad instalada que nos permite estar todos interconectados.